En la Barceloneta, todo llega por mar

Sería muy difícil encontrar un escenario tan marinero como el nuestro para celebrar el evento náutico más importante a nivel internacional: la Copa América.

La Barceloneta nació del mar. No existe la certeza de que el océano se tragó la Atlántida, pero si así lo hizo, quiso compensarlo devolviendo de sus fondos el terreno donde nacería allá por el siglo XVIII la Barceloneta.

Este barrio se ha pasado generaciones oliendo de salitre y brea y viviendo en gran medida del mar. Pescadores, portuarios, constructores y obreros de astilleros, también restauradores y comerciantes, – y porque no- también contrabandistas… la mayoría de vecinos directa o indirectamente dependían del mar. Para trabajar y también para divertirse o hacer deporte. Ésta era y es La Barceloneta, el barrio que siempre ha estado inmerso en el mar mientras el resto de la ciudad le daba la espalda.

Hoy esos hijos, nietos y bisnietos de aquellos que dependían tanto del mar, se convertirán en anfitriones de un evento como la Copa América. Un evento que, por supuesto, también viene del mar.

Pero estos vecinos sólo quieren saber algo: ¿qué les traerá en esta ocasión el mar? ¿Qué les aporta a ellos concreta y tangiblemente la Copa América?

Barcelona sabe cómo hacer que los grandes eventos acaben dejando un impacto positivo en la ciudad y en sus barrios. Podemos decir que es el “modelo Barcelona”, que instauramos con los Juegos Olímpicos: los grandes eventos no pasan por la ciudad y ya está, como aprovechándose de ella; los grandes eventos nos ayudan a hacer ciudad y mejorar los barrios.

Estamos trabajando en los aspectos concretos que después del evento quedarán por la ciudad y por la Barceloneta, como las mejoras en infraestructuras (como por ejemplo la cobertura 5G real en el litoral), la apuesta por la oferta gastronómica de la Barceloneta o el refuerzo en los ámbitos de empleo relacionados con la náutica, por poner algunos ejemplos concretos.

¿Cómo aprovechar que la llegada de esta competición, tan vista (3er evento mundial con más audiencia), ayude a dar a conocer los valores diferenciales de Barcelona y, por proximidad, de La Barceloneta?

A través de una estrategia de comunicación y promoción de ciudad. Los visitantes que vengan a Barcelona y los que sigan la Copa América por televisión deben poder captar la ciudad y el barrio que somos y que queremos ser. Nuestros valores. Y esto se hace a través de los medios pero también a través de acciones a pie de calle. La Dirección de Comunicación del Ayuntamiento y el Distrito, junto con la Fundación Barcelona Capital Náutica y la Copa América estamos trabajando esta propuesta.

Si ha llegado un proyecto tan grande a nuestro barrio, ¿podemos creernos que pueden también atraer o generar otros proyectos educativos, culturales, económicos que aporten riqueza a la población? Dicho de otro modo, ¿ayudará a (por fin) tener nuevos equipamientos e industria y con ello oportunidades para emprendedores y empleo?

Más allá de la Copa América, generar oportunidades para emprendedores y generar empleo es uno de los objetivos fundamentales del gobierno del Alcalde Collboni . La Copa América también encaja porque es un evento que nos permite reforzar esta línea de trabajo. Es un acelerador de los proyectos que ya estamos trabajando y ayuda a dar sentido. A corto plazo, mientras dure la competición, podemos hablar de las oportunidades para los sectores comerciales o de la restauración, así como para las tareas relacionadas con el mar, pero a medio plazo existe una apuesta por el sector náutico y la tecnología que ha venido para quedarse.

Hasta ahora tenemos bastante claro qué nos aporta la pesca, el transporte portuario, la industria naval, pero ¿sabemos cómo reavivarán otras actividades como las relacionadas con la náutica? ¿Recuperaremos los oficios y los aprendices de estos trabajos? En tal caso, ¿ayudará el AC a hacer asequible la formación especializada que nutrirá estas necesidades? ¿O acaso surgirán otros nuevos?

Lo que tenemos muy claro es la prioridad de generar actividad económica y empleo. Crear trabajo, generar puestos de trabajo es la más importante de las políticas sociales. Y debemos hacerlo desarrollando nuevos polos de actividad en el territorio, polos estratégicos y de futuro, como debe ser todo lo relacionado con la “economía azul”, todo lo que tiene que ver con el mar y la náutica. Impulsar grandes metas internacionales relacionadas con este sector económico estratégico, como la Copa América, nos sirven para localizar en el territorio estas líneas de trabajo. Además, vamos a abrir líneas de apoyo y fortalecimiento a la emprendeduría en economía azul, así como una mayor simplificación administrativa y buscar mejoras fiscales por la creación y crecimiento de empresas.

¿Cree que la gente barcelonesa tiene mucho conocimiento de los deportes relacionados con el mar? Y si no es mucho pretender, ¿AC puede hacer que sean disciplinas al alcance de cualquier persona de todo nivel cultural y económico? ¿Sería de locos pensar en un equipo de BCN compitiendo... y le ponemos de nombre Barceloneta al barco? (¡sería la Ostia!).

Aún quedan capítulos por escribir en la conquista del mar por parte de los barceloneses y barcelonesas. Urbanísticamente, la ciudad ya recuperó el mar. Pero sí es verdad que todavía nos queda camino por recorrer para consolidar la cultura del mar. Los deportes náuticos deben estar en el imaginario de los barceloneses y barcelonesas como lo están otros deportes, y su práctica debe ser tan fácil y popular como lo son otras prácticas deportivas. Por eso tenemos previsto, durante este mandato, ampliar los horizontes del deporte, convirtiendo el frente litoral en el Pabellón Azul, escenario ideal para el acercamiento de la ciudadanía a los deportes de playa y de mar. La Copa América es una oportunidad más para avanzar en esa dirección.

Hay mucha riqueza que el mar nos ofrece, que si no, los productos alimenticios tan ricos y diversos que tenemos. ¿Cree que el AC podría también ser un buen escaparate para revalorizar su valía como alimentos de proximidad y de la restauración y gastronomía que los utiliza? ¿Volverá la zarzuela? ¿Haremos que la gente del resto de Barcelona y de fuera vuelva de nuevo a bajar a La Barceloneta como espacio gastronómico de calidad relacionado con el mar?

Indudablemente. La Copa América es una muy buena oportunidad para poner en valor la oferta gastronómica y restauración de la Barceloneta. Y es necesario hacerlo en clave de calidad, singularidad y proximidad. Precisamente, desde el distrito estamos trabajando con la concejalía de comercio un plan de trabajo que va en esa línea, y que presentaremos públicamente. Un plan que aprovecha el impulso de la Copa América pero que va más allá: tiene el objetivo de consolidar la oferta gastronómica y de restauración de la Barceloneta como una marca de calidad, tanto de cara al resto de ciudadanos y ciudadanas de Barcelona como de cara a los visitantes.

También puede interesarte

anuncia marisma

Más artículos